Seminario: Lo que el Perú rural nos ofrece

Interculturalidad, relación escuela – comunidad, cómo educar en el mundo rural, fomentar diálogo, reafirmar nuestras raíces… Eso y más hubo en el I Seminario Educativo de Fe y Alegría “Educación: lo que el Perú Rural nos ofrece”, realizado en Lima los días 9 y 10 de noviembre.

En el evento se congregaron actores de diversas regiones y espacios del Estado y la Sociedad Civil -académicos, educadores y funcionarios públicos- a fin de dialogar sobre visiones y propuestas en torno a la Educación Rural en el Perú.

Tres fueron los ejes que se abordaron en el Seminario: “Ruralidad, Educación y Diversidad”, “Desafíos y Agenda en Educación y Ruralidad” y “Respuestas y Aprendizajes desde la Experiencia”, panel en el que se compartieron las experiencias de educación intercultural de Warmayllu (Cajamarca); Pukllasunchis (Cusco), Instituto de Montaña (Huaraz), así como la gestión de las Redes educativas rurales  de Fe y Alegría.

Abrir espacios de diálogo hacia lo diverso: eso es educar“, fue el llamado del padre Jerónimo Olleros SJ, director general de Fe y Alegría. A su turno, Javier Iguiñiz, del Foro Acuerdo Nacional manifestó: “La sociedad rural es la ubicada en el lado débil: económico, político, familiar. Para mejorar su situación hay que ver el aspecto humanista y no técnico”.

En su ponencia, Santiago Cueto, educador y director de GRADE, destacó la importancia de buscar una real Educación Inclusiva. “En el Perú un estudiante indígena, pobre, con madre con poca educación, que vive en zona rural, tiene menor probabilidad de asistir a una escuela de calidad. Y ni las oportunidades ni los resultados educativos deberían asociarse a estas variables”, afirmó.

Irma Mariño, directora de educación rural de Fe y Alegría aseguró que la escuela no es ajena a lo que ocurre en el entorno. “Al contrario, puede (y debe) ser el lugar para imaginar el desarrollo que queremos”.

Patricia Ames, integrante del Instituto de Estudios Peruanos, señaló que antes la educación rural se basaba en lo agrario. “Hoy la educación debe contemplar los cambios: exportación, comercialización, turismo”.

Rosario Valdeavellano, del Consejo Nacional de Educación, afirmó que lo importante no sucede en el aula. “Hay que entreverarnos con el entorno. El maestro no es el que sabe más; sabe más la gente”.

Elena Burga, del Ministerio de Educación, reconoció que aún hay mucho por hacer en el ámbito rural. “Debemos formalizar la profesionalización del maestro rural. Es una tarea pendiente”, destacó.

Mientras que Carolina Triveli, del Instituto de Estudios Peruanos hizo un llamado a quitarnos prejuicios. “El poblador rural no está sentado esperando que llueva para producir. Ellos están llenos de ideas. ¿Qué falta? Falta el apoyo profesional para ayudarlos a surgir”.

Puede descargar el material del Seminario en los siguientes enlaces:

Educación, ruralidad y diversidad
 
Carolina Triveli
 
 
 
Patricia Ames
 
 
 
Rosario Valdeavellano
 
 
 
 
Experiencias: Aprendizajes en educación rural
 
Elena Sánchez
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Perspectivas: Agenda en educación y ruralidad
 
Elena Burga
 
 
 
Javier Iguiñiz
 
 
 
 

Comments

comments