Poniendo el corazón

Ante la situación de emergencia que vive el Perú por los embates de la naturaleza, las instituciones educativas de Fe y Alegría se han puesto de pie, organizándose para llevar ayuda a los damnificados que han dejado las lluvias y desbordes ocurridos principalmente en el norte de nuestro país.

Así, bajo el lema “Pon en práctica lo aprendido”, estudiantes del colegio Fe y Alegría 1 (San Martín de Porres) llevaron alimentos, útiles de aseo y ropa a Huachipa. Igual iniciativa han tenido en Fe y Alegría 33 (Ventanilla), cuya ayuda será destinada al norte, mientras que en Fe y Alegría 64 (Tingo María) se han recolectado donaciones que se entregarán a la UGEL Leoncio Prado para el reparto respectivo.

Los colegios Fe y Alegría 2 (San Martín de Porres), Fe y Alegría 17 (Villa El Salvador), Fe y Alegría 23 y Fe y Alegría 24 (Villa María del Triunfo) y Fe y Alegría 29 (Ventanilla), en tanto, recibirán donaciones hasta el viernes 24 de marzo. En Fe y Alegría 35 (Barranca) se está organizando una campaña de donaciones que incluye preparación de alimentos para los afectados por las lluvias en la zona.

Por otro lado, los exalumnos de Fe y Alegría 26 (San Juan de Lurigancho) están recolectando víveres, ropa y medicinas, que serán canalizadas a través de organizaciones de la iglesia del distrito. En Fe y Alegría 28 (Chiclayo) se hará una colecta desde el 27 de marzo para ayudar a las poblaciones gravemente afectadas de Lambayeque como Túcume, Jayanca y Pacora, mientras que en Fe y Alegría 51 (Arequipa), cuya sala de cómputo y auditorio quedaron inundados, se iniciará la ayuda una vez reiniciadas las clases. 

Muchas de nuestras instituciones educativas en Piura, Trujillo y Áncash se han visto seriamente afectadas. Más allá de la lógica pena por la pérdida de material escolar (y en muchos casos, estudiantes que han perdido sus casas), destaca el ánimo que han puesto sus comunidades educativas para sobrellevar el mal momento a través de dinámicas grupales, talleres lúdicos, asesoría psicológica y acompañamiento docente a los afectados.

Por ello, la recaudación de la campaña escolar 2017 que estamos desarrollando será reorientada para brindar ayuda a nuestras instituciones que han sufrido los mayores daños en estas zonas del país.

Comments

comments